No sabemos exactamente cuando nació, ni donde...
Pantro vivía en la calle, lo habíamos visto en uno de los locales de la cuadra sobre la que está ubicado nuestro Taller.

Un sábado de mayo en 1997 lo escuchamos maullar en la entrada de nuestro departamento (estamos en el segundo piso de un edificio), abrimos la puerta y simplemente entró y se quedó!
Luego nos enteramos de que ese había sido el segundo intento de llegar hasta nuestra puerta, y que la señora que limpiaba el edifico lo había echado días atrás...

No solo jamás nos arañó ni una sola vez (a nosotros ni a nadie), sino que conquistó inevitablemente a cualquiera que lo conoció y estuvo presente en todas y cada una de nuestras clases de esmalte sobre metales en el Taller, ya sea con calor, olores extraños o ruidos muy fastidiosos provocados por las herramientas..., no importaba, él jamás faltó a clase.!

No necesitó permisos, ni actitudes especiales para acercarse con total confianza a todos los que nos visitan en el Taller y conseguir unos cuantos mimos mas, cada vez.
Pantro fue un animal misterioso, muy cariñoso, sociable y fue un increíble generador de afecto con absoluta naturalidad.

Pantro se fue de esta realidad el viernes 25 de junio del 2010, PERO ESTÁ PERMANENTEMENTE CON NOSOTROS.
¡ Gracias amor! ¡te amamos!
Hugo y Valeria

Volver